Cuautlalpan, entre el fuego amigo

Comparte este artículo

Autor:                  14 mayo, 2012 5:14 0 comentarios Vistas: 96

En la plaza principal del Santiago Cuautlalpan fueron calladas Diana Solano y otras mujeres por llegar a acuerdos con autoridades, con beneficios propios.

Diana Solano, una de las integrantes, fue desconocida por el pueblo.

Al grito de ¡Traidora traidora” y “fuera fuera”, Diana Solano y otras cuantas mujeres fueron prácticamente calladas y bajadas del kiosco de la comunidad de Santiago Cuautlalpan, ya que sin consulta alguna a ese poblado, ella y otras mujeres entablaron el dialogo con el gobierno del Estado de México para terminar con el plantón en el Palacio Municipal a cambio de “beneficios” que han ofrecido las autoridades estatales.

Unas 400 personas llegaron a la plaza principal de ese lugar con el fin de escuchar a Diana Solano, quien a través de una carta convocó a esa reunión-asamblea.

Sin embargo, desde esa invitación señalaba anomalías que dijo haber visto, como integrante de esa comisión que inició el plantón desde el pasado 23 de enero.

La mayoría de los asistentes iban en apoyo del primer planteamiento que es sacar a los antorchistas del predio Pimiango, donde  la consecuencia fue la toma de la presidencia.

Inconformidad y confusión

Acompañada, de otras 3 señoras, poco a poco fue encendiendo los ánimos de la gente al señalar que; ya no hay forma de sacar a los antorchistas del predio en cuestión y al ver que no había avances en la solución del plantón ni en quienes lo encabezan, optaron porque ella y otras 22 mujeres se apersonaron en Toluca para pedir una reunión, en donde indicaron que se reunieron con las mas altas autoridades del gobierno estatal y dieron algunas propuestas para mejorar el nivel de vida de los que ahí habitan.

Sin embargo, todo estalló cuando ella acusó a Horacio Duarte de negociar “a escondidas”, por lo cual la gente le pidió pruebas.

Entre la confusión, solo se alcanzaba a escuchar que el gobierno estatal había propuesto un drenaje funcional, un hospital de 5 camas y ambulancia.

Finalmente, todo esto fue rechazado por la población y señalaron que si había alguna propuesta, que la diera el gobierno estatal de manera directa,

Movimiento Firme y Fuerte

Horacio Duarte que se encontraba en el lugar, simplemente dijo que estaba harto de tanto rumor, pero afirmó que la convicción de él y de la mayoría del pueblo de Cuautlalpan es seguir con su lucha en busca de sacar a los antorchistas de Cuautlalpan.

Deja tu comentario



9 − = uno